miércoles, 12 de octubre de 2011



Creo que la situación más difícil a la que podemos enfrentarnos es decidir entre si deberías dejarlo ir o aguantar un poco más. No sé si esto le pasa a todo el mundo, pero llega un momento en el que estás tan perdido que no sabes muy bien cual es tu camino, y te pones a dar vueltas y vueltas sin llegar a ningún sitio. Puede que lo mejor sea quedarse parado y esperar a que pase cualquier cosa, o bien necesitas que alguién te dé un empujón. Pero realmente cuando llegas a la meta y sabes lo que quieres, ahí, en ese momento, empieza lo que realmente es bueno.