sábado, 21 de abril de 2012

sábado, 14 de abril de 2012


No obstante, tan seguro como que existe mi alma, creo que la perversidad es uno de los primitivos impulsos del corazón humano, uno de esos indivisibles primeras facultades y sentimientos que dirigen el caracter del hombre...¿Quién no se ha sorprendido en numerosas ocasiones cometiendo una acción necia o vil por la única razón de que sabía que no debía cometer?
-Allan Poe