martes, 20 de noviembre de 2012

 


Recuerdo que me quede sola sentada en el banco blanco. Mi cara no mostraba ninguna señal. Estaba petrificada. Mantenía la compostura y parecía firme, pero en realidad estaba rota por dentro. Muy rota...