miércoles, 17 de abril de 2013



nada mas hacerlo, sabia que todo aquello iba a tener sus consecuencias. era tan evidente, que me vino un ligero olor a mi pasado, un recuerdo fugaz y se me encogió el corazón. en ese momento supongo que pensé que lo mejor sería irme de ahi, ya sabes, a evadirme. en realidad no me fui como es debido, pero aunque estuviera rodeada, mi mente estaba sola, yo estaba sola. mi alma se habia ido corriendo y mi cabeza empezó a dar vueltas como una loca y aparecieron los dos amigos llamados angel y demonio. cuando me desperté al dia siguiente con la habitual cara de deshidratada, los ojos caídos, comprendí que estaba pasando lo que no tenía que pasar (o que quizá si tenía que pasar). el caso es que empezó el mismo rollo de siempre y claro, yo estaba tan confusa que me disponía a decirte todo lo que había pensado, pero me conoces y me pongo tan nerviosa que no digo mas que gilipolleces y empiezo a farfullar mis miedos. cuando te fui conociendo mas a fondo me di cuenta de que los dos teniamos una cosa en comun, no sabemos callarnos, no sabemos no discutir. pero estaba tan cansada que no queria mas dramas en mi vida y se fue llendo todo ligeramente a la mierda poco a poco. no aprendemos a manejarnos. si quieres que te diga la verdad, no se por que hicimos todo esto, cuando en realidad queriamos decirnos que nos queriamos. una vez lei que las cosas como mejor se arreglan son con besos. yo cada vez que abro la boca siento que es para cagarla mas y entonces prefiero no abrirla, ni para eso. ahora estoy muy confusa y muy cansada. no se por que hemos dicho tantas tonterias cuando en realidad lo que queria decirte es que me gustaria verte aqui, quieto a mi lado, y oirte pensar. asi una, dos, y el resto de las noches...